La Fuente Grande de Ocaña, un lugar a visitar


Un grupo vecinal, la Asociación Amigos de la Fuente Grande, difunde el monumento y vigila su conservación

Ocaña puede presumir de tener un “Bien de Interés Cultural”,  declarado en 1976. como es la desconocida Fuente Grande. Una obra de ingeniería hidráulica, mal tratada durante tiempo por la barbarie y el gamberrismo.

La presidenta de la reciente asociación creada para su conservación, Julia Ramírez, natural de Ocaña y profesora muchos años del IES Alonso de Ercilla, exclama «Ahora que sé más cosas que no sabía, me estoy enamorando más».

La construcción de la Fuente Nueva, como se la conoció en origen, tuvo lugar en torno a los años de 1573 y 1578, en tiempos de Felipe II. Su diseño, atribuido a Juan de Herrera, discípulo y sucesor de Juan Bautista de Toledo, recuerda a la estética arquitectónica empleada en la construcción de la fuente de la Plazuela de los Caños del Peral, o de las grandes obras reales como San Lorenzo de El Escorial o el vecino Palacio de Aranjuez. Hasta su construcción no habia agua en las casas, resolviéndose el abastecimiento de la Villa mediante la disposición de aljibes o pilas en las plazas y junto a puertas y murallas.

Las fuentes públicas sustituyeron a los aljibes en la Edad Moderna. A ellas acudía la población a recoger agua, a charlar, intercambiar chismes y noticias de la vecindad. La mayoría fueron construidas por iniciativa de las autoridades locales, si bien el patrocinio real también fue destacado.

Fuente Grande 1940
Fuente Grande 1940

La construcción comenzó en 1573 y finalizó en 1578. Tiene forma rectangular y está distribuida en dos zonas: la fuente propiamente dicha y los lavaderos. El frente de la fuente alcanza los 62 por 55 metros, con una amplia galería de piedra cubierta, austera y refinada ornamentada por veinte pilastras de orden toscano de sillería, que conforman otros tantos arcos adintelados. Así, las paredes interiores son de ladrillo, como los arcos y bóvedas, que techan la galería y por la que manan en dos tarjeas las aguas que proceden de ambos lados del valle.

Los lavaderos están separados de la fuente por una robusta muralla, teniendo su acceso por una escalera de sillería de dos tiros. Este patio enlosado de configuración rectangular tiene dos amplios pilones de sillería semejantes y paralelos, ejerciendo en su época de lavaderos públicos, señala la descripción de la Junta.

Fuente Grande 1966
Fuente Grande 1966

La presidenta, ya jubilada, destaca que “el colectivo vigilará el monumento y divulgará su valía, como por ejemplo con la ponencia que sirvió el día en la Casa de la Cultura como presentación de la asociación, a cargo del geólogo Daniel Tejela.”

Ramírez apunta que “incluso los ocañenses desconocen la relevancia de esta obra del siglo XVI y queremos que todo el mundo conozca esta joya”. Del municipio, sobresale en el imaginario colectivo de la plaza Mayor. Y la Fuente Grande queda orillada, como su ubicación en el término municipal.

Lo más interesante es la parte exterior, compuesta por una larga galería de piedra cubierta y decorada con 22 pilastras toscanas y un entablamento corrido sobre el cual se alzan bolas sobre sus pedestales.

*Fuente: Diputación de Toledo, Junta Castilla La Mancha, Ayuntamiento de Ocaña y Asociación Amigos de la Fuente Grande de Ocaña.

Rosi Floristas
También te puede interesar

El Consistorio Digital no se responsabiliza del contenido de los artículos remitidos o de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Noticias similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.