No hay comentarios

Castilla y León suprime el impuesto de sucesiones, pero Paloma debe 2,6 millones de herencia.

La nueva medida eliminará el impuesto a cónyuges, padres, hijos y nietos, pero no tendrá efecto retroactivo.

La eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Castilla y León será una realidad. Alfonso Fernández Mañueco, presidente de la Comunidad Autónoma, anunció el viernes que eliminará el impuesto en el Pleno de las Cortes el próximo 28 de abril. En diez días, cónyuges, padres, hijos y nietos dejarán de tener que pagar por recibir una herencia.

La desaparición de este gravamen, en palabras de Fernández Mañueco, supondrá una pérdida de recaudación de 35 millones de euros. Y beneficiará, según dijo también, a entre 5.000 y 15.000 contribuyentes al año. A pesar de la buena noticia, se olvidó de mencionar a los ciudadanos que años atrás no han podido librarse de este impuesto. Y que seguirán acumulando deudas millonarias porque dicha medida no tendrá efecto retroactivo.

Hay una larga lista de víctimas que arrastra el impuesto de sucesiones en esta región. Las que tienen deudas con Hacienda y después de décadas, no tienen otra opción que aprender a vivir con ellas. Aislados, sin trabajo y sin poder recibir ayuda de ningún sitio. Un ejemplo es Paloma Alonso (40). Tiene una deuda por la herencia de su padre de 2,6 millones de euros.

Perdió a sus padres en 2004. Ese año, el impuesto de sucesiones estaba fijado en un 32%, un tercio de la herencia iba para Hacienda. Paloma cumplió con lo que en un primer momento se les exigió pagar, pero después llegaron las sorpresas, las cartas y la deuda que se iba multiplicando cada segundo.

Pasados 16 años, Paloma Alonso cuenta que ha tocado fondo. “Estoy llena de rabia con todo el mundo. Te sientes impotente, muchas veces pienso en hacer una locura, pienso en mis hijos, en el futuro que les voy a dejar…”.

Despues de morir su padre, Paloma tuvo que hacer frente al impuesto de sucesiones. Pero al poco tiempo, Hacienda le volvió a pedir dinero. No pudo pagarlo. Desde entonces han pasado 17 años y Paloma acumula una deuda de 2,6 millones de euros con la Junta de Castilla y León. No pudo pagar lo que le pidió Hacienda. Lo que sumado a las multas y a los intereses con el paso de los años le han convertido en la persona que más debe por el impago del tributo en España. Todos sus bienes están embargados, nunca ha tenido nada.

“Ni con cinco vidas podría pagar lo que me piden, me han destrozado la vida. Solo pido una solución, por favor. Los delincuentes tienen derecho a una segunda oportunidad. ¿Por qué yo no?”, denuncia.

Tanto la afectada como su madre, en 2005, dejaron todo en manos de asesores. “Yo ni cortaba ni pinchaba acerca del tema, era una estudiante”. Seis meses después,  liquidó la herencia pagando 50.000 euros. En un primer momento, Hacienda valoró el legado en 2.000.000 de euros. Esta suma la conformaba un piso en Palencia, algunas tierras y sobre todo un solar que su padre tenía con otros tres hermanos (valorado por la Junta en 8.000.000 de euros) y en el que acababan de firmar un proyecto para construir viviendas, que no tardaría en irse al traste con la llegada de la crisis económica en España.

También te puede interesar
No se han encontrado resultados.

El Consistorio Digital no se responsabiliza del contenido de los artículos remitidos o de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Noticias similares

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.