IMPORTANCIA DE LA SALUD MENTAL LABORAL

Para poder hablar de la importancia de la salud mental, es necesario saber que de acuerdo con la OMS las principales causas de los problemas de salud y trastornos mentales incluyen características como la capacidad para gestionar nuestros pensamientos, emociones, comportamientos y relaciones interpersonales; viéndonos influenciados por factores culturales, sociales, políticos, económicos y ambientales, e incluso las políticas de protección social, las políticas nacionales, el nivel de vida, las condiciones laborales, los sucesos mundiales, entre otros, tienen un impacto directo a nuestra salud mental.

La salud mental en el contexto laboral es un tema por el que cada vez más empresas se preocupan. Según las OMS, más de 300 millones de personas a nivel mundial sufren de ansiedad y tienen tendencias depresivas. Los riesgos psicosociales en el trabajo están originados por una deficiente organización y por un entorno social negativo, llegando a afectar a la salud física, psíquica o social del trabajador. Estos y, otros tipos de enfermedades y trastornos mentales impactan directamente sobre los niveles de productividad en las empresas.

Cabe recalcar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió la salud en 1964 como: “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

 

¿Pero, a qué nos referimos cuando hablamos de salud mental en el trabajo?

“La salud mental laboral puede definirse como un estado de bienestar que permite al empleado ser consciente de sus propias actitudes y aptitudes, para gestionar el estrés manera inherente a la labor que realiza, aumentando la productividad contribuyendo a la empresa, sin descuidar su propio desarrollo personal y profesional”.

El ambiente laboral y la forma en la que se realiza el trabajo influyen directamente en la salud mental del trabajador. Algunos estudios han encontrado que los trastornos mentales son el segundo problema de salud más común en el ámbito laboral. Por lo tanto, las organizaciones deben asumir un rol activo y promover acciones eficaces en el lugar de trabajo para contribuir al bienestar de sus empleados.

La buena salud mental en el trabajo está estrechamente relacionada con los resultados económicos positivos, el manejo de conflictos, la satisfacción de los clientes y el logro de la eficiencia organizacional.

Entre los factores de riesgo psicosocial más señalados se encuentran:

 

  • Jornadas excesivas y falta de equilibrio entre la vida personal y laboral.
  • Sobrecarga de trabajo e incapacidad para controlar la asignación de tareas.
  • Conductas de acoso e intimidación.
  • Ambigüedad en el rol del trabajador y falta de autonomía en la toma de decisiones.
  • Falta de comunicación en la empresa.
  • Miedo a perder el empleo.

 

¿Qué medidas tomar para contrarrestar estos factores de riesgo?

Algunas medidas que podrían tener en cuenta las empresas para que la salud mental de los trabajadores no se vea perjudicada son:

 

  • implementar la encuesta de riesgo psicosocial y tomar acciones de mejora, según los resultados.
  • Destinar recursos para hablar o encontrar soluciones a los problemas de salud mental que pueden ocasionarse en el ámbito laboral, intentando fomentar la participación de los empleados que lo deseen.
  • Normalizar la salud mental en la empresa, establecer programas de atención psicológica a los empleados. Se podría implementar la oficina de atención al empleado con apoyo de psicólogos especializados.
  • Trabajar en la fidelización del trabajador a la compañía desde el proceso de onboarding.
  • Fomentar la comunicación y empatía en las relaciones laborales jefe-colaborador, colaborador – colaborador.
  • Brindarles herramientas para que puedan gestionar el estrés de manera adecuada.
  • Realizar actividades periódicas que permitan bajar los niveles de estrés.

 

Un empleado feliz será mucho más productivo, estará más comprometido con la empresa, cometerá menos errores y ofrecerá un mejor servicio al cliente; sobre todo, y entre otros aspectos, si entiende el propósito de su trabajo y recibe apoyo a su salud mental en el entorno laboral. A nivel general una sana salud mental laboral aumenta la competitividad de la organización.

Adriana Triana

Colaboradora de “El Consistorio”

Soy colombiana, psicóloga, coach, y tengo experiencia en temas de recursos humanos

Super 8
También te puede interesar
Tags: El Atril de Adriana Triana

El Consistorio Digital no se responsabiliza del contenido de los artículos remitidos o de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Noticias similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.